Image Blog

Tendremos menos gases, menos hinchazón intestinal, más energía y mucha más resistencia a las enfermedades.

Prometo demasiado? No! es así.

Son cada vez más personas que sufran de una salud débil y quebradiza, con alergias recurrrentes, resfriados frecuentes, intolerancias alimentarias, asma, etc., pues la flora intestinal resulta clave para el adecuado funcionamiento del sistema inmune: hasta el 80% de la respuesta inmunológica depende directamente de nuestra flora. Por ello, cuidar y fortalecer la flora intestinal es, sin lugar a dudas, la mejor forma de proteger nuestra salud.

La mejor forma para fortalecer nuestra flora intestinal es comer yogur o kéfir casero.

Como se hace esto?

Pues, es muy fácil.

  • Hay que comprar fermentos. Nosotros usamos los pequeños sobres de GENESIS. Pinchar aqui para FERMENTOS DE KÉFIR CON BIFIDUS  o para YOGUR BÚLGARO ORIGINAL
  • Uso mi robot de cocina, echo la leche y el fermento y lo voy mezclando en velocidad lenta mientras calentando…(quien no tenga robot, en olla también se puede hacer, pero será bien tener un termómetro)
  • cuando la leche llega a 40ºC aproximadamente, echo la mezcla en los recipientes de mi yogutera. (Una yogutera se puede comprar por ejemplo online. Las hay desde las 30€. Las hay en diferentes calidades, para ajustar temperatura por ejemplo, pero la mía es muy simple. Con botón de encender / apagar y nada más..y vale perfectamente. ..Aquí en Medina Sidonia se puede comprar una yogutera a 25 € en Muebles Miguel Acedo (Avda de Andalucia). 
  • Echamos la mezcla en los recipientes, cerramos con tapas, colocamos los botes en la yogutera y encendemos.
  • Después de aprox 14 horas nuestro kéfir está hecho.

  • Ahora, para volver a hacer no hace falta comprar otro sobre. Usamos la mitad de un vaso de kefír o yogur que hemos hecho, lo echamos en la termomix, junto con la leche y volvemos a hacer los mismos pasos arriba indicados. Esa vez, al usar nuestro propio kéfir, tardará menos…unos 6-8 horas. Esto se llama "resembra"..pero cada 6-7 veces deberíamos empezar otra vez desde 0. Con el tiempo siempre pueden colarse bacterias malas y esto evitamos al empezar de vez en cuando desde cero, usando otro sobre de fermento.

Hacer kéfir o yogur es según gusto de cada persona. Yo por el momento estoy haciendo kéfir y a mi hijo le encanta tomarlo con miel. Lo está tomando como fuera un yogur aunque es algo más liquido. Para mi hago cada mañana un batido con kéfir, añado más leche, algo de fruta, copos de avena y frutos secos…es muy rico.

Nosotros usamos leche de vaca (entera) pero quien prefiere una dieta vegana puede hacer tanto yogur como kéfir con cualquier bebida vegetal aunque se recomienda bebida de soja ya que los demás bebidas vegetales dan un resultado algo más liquido.

Así de fácil es. Y merece la pena muchísimo ya que tener una flora intestinal fuerte es fundamental.
Mucho más importante que uno cree.

En continuación os pongo parte de una entrevista que hizo CONASI “Vive la cocina natural” con Abel Díaz, de Genesis Probioticos

¿Qué diferencia hay entre tomar por ejemplo un yogur comercial y un yogur elaborado en casa con un fermento Génesis?

Un yogur casero tiene mucha más variedad y cantidad de bacterias. Por ejemplo, un yogur con bífidus comercial, tendrá casi siempre un tipo de bacteria Bífidus. Nuestros fermentos con Bífidus contienen todos cinco especies distintas, y además, de cada especie varias cepas mezcladas, con lo cual, puede que haya 12 ó 15 tipos de bífidus en un solo yogur. ¡Resulta mucho más rico desde el punto de vista probiótico! Además son bacterias que se acaban de multiplicar literalmente por miles de millones durante la fermentación y gozan de la fuerza y la frescura de lo recién hecho. El yogur comercial, se ha alejado ya en el tiempo de su momento de fabricación y ha perdido fuerza probiótica.

Somos conscientes de la importancia de la salud intestinal como pilar de la salud en general ¿cómo podemos saber que un probiótico está resultando efectivo en nuestra flora intestinal?

En ocasiones será preciso un periodo de adaptación a los probióticos, pues cuando la persona tiene una flora intestinal muy desequilibrada, las nuevas bacterias probióticas que entran en el organismo tienen que realizar una auténtica tarea de desintoxicación, expulsando a las bacterias patógenas que han ocupado el terreno antes sano. Esto puede hacer que se vaya al baño con más frecuencia, o que se tengan unas heces más líquidas o más gases durante un tiempo. Pero si somos constantes en el tratamiento y vamos mejorando también la dieta, hallaremos el equilibrio deseado. Se notará porque tendremos mayor regularidad en los movimientos intestinales (dos o tres veces al día, que es lo normal); tendremos menos gases, menos hinchazón intestinal, más energía, mucha más resistencia a las enfermedades, los procesos inflamatorios serán más cortos, la digestión mejorará, la piel mostrará un mejor aspecto, etc.

¿Hay algún tipo o tipos de bacterias que consideres que todos deberíamos ingerir para una buena salud intestinal?

Los lactobacilos (ej. L. Bulgaricus, L. Acidophilus, etc.) colonizan principalmente el intestino delgado. Las bifidobacterias el intestino grueso. El 90% de las bacterias del cuerpo son bifidobacterias, pero cada parte del tracto gastrointestinal cuenta con su propia flora: la boca, el esófago, el intestino delgado y el grueso; incluso en la vagina debe haber también una flora equilibrada y sana. Por eso, lo más adecuado es tomar probióticos o yogures que disfruten de lactobacilos y bifidobacterias variadas. Cada persona tiene una flora única en el mundo, por su familia, su historia, etc. Por eso es bueno un probiótico o fermento entre 3 y 8 cepas, con lactobacilos y bifidobacterias. Mejor, como en el caso de Génesis, que tenga variedad de cepas y las vaya rotando. Nuestra empresa va rotando las cepas (variantes de la misma especie) periódicamente. Para que el espectro probiótico sea mayor. La gran mayoría de probióticos que tomamos (sean de calidad o no) no colonizan propiamente nuestros intestinos sino que potencian nuestra propia flora, pues las bacterias buenas se potencian unas a otras. Si queremos un espectro aun  mayor, podemos cambiar de tipo de yogur de vez en cuando, aunque tomemos con más frecuencia uno concreto.

…y algunos datos más que resultan interesante sobre el uso de probióticos:

Probioticos y deportistas
Otro campo en el que los probióticos pueden resultar muy útiles para los deportistas  es  el de la absorción de proteína. Los últimos estudios están empezando a demostrar que la toma habitual de probióticos incrementa notablemente la absorción de los aminoácidos. En concreto, algunos experimentos han apuntado que la ingesta de cierto probiótico en la dieta aumentó la absorción de leucina en un 23 %, de isoleucina en un 20%, de valina en un 7%, de glutamina en un 116%, de ornitina en un 100%, de triptófano en un 100%, y de citrulina en un 128 %.Al potenciar la absorción de los aminoácidos de la proteína que consumimos, se propicia el crecimiento de la masa muscular a medio plazo, para lo cual es importante tomar los probióticos, por ejemplo, en forma de yogur elaborado en casa, junto a una comida proteica.

Probioticos y Estrés, ansiedad y depresión
Los probióticos también han demostrado mejorar la respuesta al estrés mental y físico, actuando como un adaptógeno. Esto sugiere que pueden ejercer un influjo positivo en los neurotransmisores y hormonas del cuerpo, lo que podría estimular la función cerebral y el estado de ánimo. Algunos experimentos han demostrado que los probióticos pueden hacer descender los niveles de cortisol, reduciendo así el estrés, la ansiedad y la depresión

Probioticos y Enfermedades gastrointestinales
Por otra parte, algunos problemas gastrointestinales causan un descenso notable en la producción de energía. Tal sería el caso de la enfermedad de Cronh, el intestino permeable, el síndrome de intestino irritable, la colitis, etc. Los probióticos, como así lo corroboran numerosos estudios científicos, tienen la capacidad de mejorar muchas de estas enfermedades, con el consiguiente aporte de energía, una vez que se atenúen los síntomas de las mismas.

En nuestra tienda online se pueden comprar los fermentos para

Kéfir con bifidus
Yogur Búlgaro original

Photo credit: Sara Cervera on Unsplash!

Leave a Comment

Your email address will not be published.