¿Qué es la intolerancia a la fructosa?

A menudo se dice intolerancia a la fructosa, pero en realidad existen dos enfermedades diferentes, ambas relacionadas con la fructosa y con síntomas muy similares.

En primer lugar, hay la malabsorción a la fructosa, que es un defecto en el mecanismo de transporte en el intestino delgado, por lo que la fructosa no se absorbe, llega al colón y produce diarrea, flatulencias, dolor de cabeza y dolor abdominal. No es necesario tener una dieta libre de fructosa. Será bien ir conociendo su propio límite de tolerancia, ya que muchas veces el cuerpo tolera una cantidad pequeña de fructosa.

En segundo lugar, existe la Intolerancia Hereditaria de la Fructosa (HFI). Es un defecto congénito del metabolismo de la fructosa que resulta en hipoglucemia y daño grave de hígado y riñones. Una dieta baja en fructosa es inútil, el consumo debe ser estrictamente libre de fructosa. Si existe Intolerancia Hereditaria de la Fructosa, los problemas suelen comenzar en el primer año de vida.

La más común es malabsorción de la fructosa, la Intolerancia Hereditaria de la Fructosa afecta a un menor porcentaje de personas.

Malabsorción a la Fructosa: lo que sucede en mi cuerpo

La fructosa se encuentra principalmente en las frutas. Le deben su dulce sabor. Pero también el azúcar de mesa habitual, el azúcar de caña y el azúcar de remolacha consiste en un 50% de fructosa. (Doble azúcar, una molécula de glucosa y una molécula de fructosa). La Malabsorción a la Fructosa se basa en un sistema de transporte sobrecargado o defectuoso en el intestino delgado. El azúcar se descompone en sus moléculas y los sistemas de transporte llamados GLUT 1 a GLUT 12 son responsables de transportar las moléculas a través de la pared intestinal hacia el cuerpo. El sistema de transporte GLUT 5 es responsable de transportar la fructosa. Si GLUT 5 es temporalmente o permanentemente defectuoso, la fructosa no puede pasar por la pared intestinal hacia el torrente sanguíneo.

La capacidad de transporte de GLUT 5 se bloquea temporalmente por la ingesta de sorbitol en la dieta. Por lo contrario, el consumo de glucosa puede estimular la capacidad de transporte de GLUT 5. Esta es la razón por la que la fructosa que se toma en forma de azúcar de mesa (que es fructosa y glucosa por partes iguales), es mejor tolerada que la absorción de fructosa por parte de la fruta.

La fructosa permanece en el intestino delgado y migra al colon (donde por lo general nunca debe estar). En el colon, la fructosa es metabolizada por bacterias en hidrógeno, dióxido de carbono y ácidos grasos. Mientras que el hidrógeno no causa ninguna molestia, la formación de dióxido de carbono conduce a la hinchazón y los ácidos grasos de cadena corta a la diarrea.

Malabsorción a la Fructosa - síntomas

Los síntomas principales, junto con la flatulencia y la diarrea, son dolor abdominal, que se produce aproximadamente de 30 a 90 minutos después de una comida que contiene fructosa. La intolerancia a la fructosa también puede causar cansancio después de comer, cambios de humor y depresión. Se supone que la malabsorción a la fructosa conduce a trastornos de la absorción del aminoácido triptófano, por lo que el nivel de triptófano es permanentemente bajo. El triptófano es el material de partida para la serotonina, que también se conoce como "hormona de la felicidad" debido a su función que mejora el estado de ánimo.

Malabsorción a la Fructosa - opciones de diagnóstico

Por lo general, el diagnóstico de malabsorción a la fructosa se realiza mediante una prueba de aliento. Si la fructosa llega al intestino grueso, el hidrógeno es detectable en el aire unos minutos después del inicio de la fermentación. Así que se mide la concentración de hidrógeno y metano en el aliento después de que haya tomado fructosa con el estómago vacío. La medición se realiza cada 15 minutos. Si la concentración de hidrógeno se eleva por encima de cierto valor, se supone una malabsorción a la fructosa. Si el hidrógeno y el metano se pueden detectar al mismo tiempo, la malabsorción a la fructosa está diagnosticado casi con certeza.

Los exámenes de heces y las pruebas de glucosa en sangre no están científicamente probadas y, por lo tanto, no son adecuadas.

Sin embargo, es importante saber que no se debe realizar una prueba de aliento si se sospecha que existe Intolerancia Hereditaria de la Fructosa (HFI), ya que no es recomendable e incluso peligroso tomar fructosa en este caso.

Malabsorción a la Fructosa - tratamiento

A veces, la malabsorción a la fructosa es causada por una infección en el intestino y -una vez curado el problema-desaparece. Pero en general, la Malabsorción a la Fructosa no tiene tratamiento. Se recomienda una dieta básicamente libre de fructosa durante 2-4 semanas para que el intestino delgado se puede recuperar.

Después se recomienda una dieta baja en fructosa. (se puede ir aumentando el nivel de fructosa lentamente y así conocer su límite de tolerancia personal).

En general, se debería evitar:

  • Fructosa de forma pura o platos preparados que contienen fructosa
  • Se debe tomar especialmente cuidado con alimentos que contengan sorbitol y Xylit (productos “sin azúcar) ya que el sorbitol está bloqueando el buen funcionamiento de GLUT 5
  • zumos de fruta
  • fruta con alto contenido de fructosa ( ver tabla abajo)
  • mermelada
  • miel
  • muesli industrial (casi siempre lleva Inulina o oligo-fructosa)
  • productos para diabéticos.

El azúcar “de mesa” aunque contiene 50% de fructosa no suele dar tantos problemas ya que la fructosa se ingesta junto con la glucosa (el otro 50% de azúcar de mesa) y hoy en día se sabe que la ingesta de glucosa estimula al funcionamiento de GLUT 5.

Frutas...

con menos contenido de fructosacon contenido medio de fructosacon contenido alto de fructosa
Pomelo Albaricoque Piña
Melón Plátano Manzana
Nopal Arándano Pera
Grosella Zarzamora Dátil
Nectarina Fresa Higo
Papaya Sandía Kiwi
Ruibarbo Mandarina Mango
Uva
Naranja

En general es difícil poner frutas en categorías por su contenido de fructosa ya que más madura sea, más fructosa puede contener

Verduras con contenido alto de fructosa:

  • brócoli
  • zanahoria
  • soja
  • col
  • cebolla